Cultura de Tupper



Como sabréis, desde hace unos días hemos inaugurado una nueva sección en Instagram para darle vida a esos tuppers aburridos que durante tanto tiempo nos han acompañado y acompañan al trabajo.

Soy de esas personas que desde hace años come en el trabajo y podría decir que he agotado todas las opciones de recetas rápidas, por lo que no queda otra que reinventarse y añadir un poco de gracia a esos platos que cada día viajan de nuestra casa a nuestro lugar de trabajo o estudio.

Por petición de muchas y muchos, cada semana compartiré también en el blog estas ideas y lo necesario para elaborarlas, así tendréis un pequeño recetario para consultar cuando esteis escasos de inspiración.

La idea es encontrar platos sencillos, rápidos, sanos y riquísimos... ¿difícil? Para nada.
Hay más vida allá de unos macarrones con salchichas (ojo, que están buenísimos) o de un filete de pollo "sin chicha ni limoná", sin pasar la barrera de hacer platos de estrella michelín a diario.

Así que... tomen asiento, comienza Cultura de Tupper.




La primera receta es una ensalada templada de quinoa, brotes tiernos, pollo a la planta, manzana y nueces. Un plato completísimo, con un sabor de cine y una dificultad mínima. Como veis, muchos de los ingredientes los tenemos por casa así que es un gran candidato para esos días en los que no tenemos tiempo y la creatividad brilla por su ausencia.

Solo tenemos que mezclar todo y añadir un aliño sabroso. Este plato acepta muchos sabores, así que podréis elegir desde vinagretas a salsas de mostaza o yogurt.


La otra receta podríamos calificarla como "la indispensable", es una receta de aprovechamiento que nos permite reutilizar algunos de los ingredientes usados durante la semana y así no desperdiciar nada de nada.

En este caso nos hemos decantado por una quiché de pollo, calabacín, manzana asada y cebollita pochada, además, la gratinamos con un poco de queso tierno y quedó... ESPECTACULAR!
Yo utilicé hojaldre en lugar de masa quebrada (es lo que tenía por casa) y nata en lugar de leche evaporada (le suma calorías pero lo contraresta lo demás).

El proceso no puede ser más simple, pochamos la cebolla, añadimos el calabacín para dorarlo un poquito y despues el pollo. Cocinamos todo junto para integrar sabores y cuando lo tengamos todo, añadimos dos huevos y la nata o leche evaporada. Después, colocamos la masa en un molde, vertemos la mezcla y metemos al horno hasta que esté cuajado.

¡ y listo !


Además, os dejo con una pequeña lista de la compra para facilitaros aún más la vida.

···················································

¿Qué os parece la nueva sección?
¿Sois de los que llevan tupper al fin del mundo?
¿Os gustan las recetas?

···················································

Espero que disfrutéis la nueva sección y si ponéis en práctica alguno de los platos lo compartáis conmigo bajo el hashtag #culturadetupper en vuestras redes sociales.

Nos leemos pronto.

Miss Ocho.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Sin tus comentarios y aportaciones, todo esto no sería posible ^^